Contrato de trabajo


Contrato individual de trabajo es una convención por la cual el empleador y el trabajador se obligan recíprocamente, éste a prestar servicios personales bajo dependencia y subordinación del primero, y aquél a pagar por estos servicios una remuneración determinada.
Los elementos que conforman el contrato de trabajo son:
-Los sujetos: Trabajador y Empleador.
-Prestación de servicios personales.
-La remuneración.
-Vínculo de subordinación o dependencia.
La subordinación o dependencia se materializa en manifestaciones concretas, tales como, continuidad de los servicios prestados, obligación de asistencia, obligación de someterse a las normas internas de la empresa, cumplimiento de horario, supervigilancia en el desempeño de las funciones, obligación de ceñirse a instrucciones, exclusividad en la prestación de servicios, etc.
Las principales características que presenta el contrato de trabajo son:
- Privado: Rige relaciones jurídicas entre particulares.
- Consensual: Se perfecciona por el mero consentimiento de las partes sin formalidad alguna.
- Bilateral: Ambas partes se obligan recíprocamente, razón por la cual no puede modificarse o dejarse sin efecto sino con el consentimiento de ellas.
- Conmutativo: Las obligaciones reciprocas se miran como equivalentes.
- Oneroso: Porque tiene por objeto la utilidad de ambas partes gravándose uno en beneficio el otro.
- De tracto sucesivo: La ejecución del contrato no se acaba en un momento sino que se prolonga en el tiempo.
- Dirigido: En cuanto el Estado ha establecido determinadas reglas protectoras del trabajador llamadas derechos mínimos que las partes no pueden eludir. Se limita la autonomía de la voluntad.
De acuerdo al artículo 9º del Código del Trabajo el plazo para escriturar el Contrato de Trabajo es de 15 ó 5 días corridos, según el tipo de contrato: El plazo es de 15 días en los siguientes casos:
a. En los contratos de duración indefinida.
b. En los contratos a plazo fijo de duración igual o superior a 30 días.
¿Cuándo el plazo es de 5 días?
El contrato deberá escriturarse en el plazo de 5 días, en las siguientes situaciones: a. En los contratos a plazo fijo cuya duración sea inferior a 30 días.
b. En los contratos por obra, trabajo o servicio determinado.
En el caso de negativa del trabajador al suscribir el contrato de trabajo el empleador podrá solicitar a la Inspección del Trabajo que requiera la firma del trabajador.
El empleador debe remitir el contrato a la Inspección del Trabajo, en el mismo plazo que debe escriturarlo, o sea, en el plazo de 15 ó 5 días según el tipo de contrato.
Si el trabajador insistiere en su actitud ante la Inspección del Trabajo podrá ser despedido, sin derecho a indemnización, a menos que pruebe haber sido contratado en condiciones distintas a las consignadas en el documento escrito.
En el evento que el empleador no escriture el contrato la ley contempla las sanciones que se indican:
a. Se presume que son estipulaciones del contrato las que declare el trabajador.
b. El Inspector del Trabajo puede aplicar una multa administrativa a beneficio fiscal.
La multa es de una a cinco Unidades Tributarias Mensuales por cada trabajador respecto del cual no se escriture el contrato de trabajo.
No existe inconveniente legal alguno para que el empleador y el trabajador, en ejercicio de la autonomía de la voluntad, celebren un acuerdo tendiente a suspender total o parcialmente y por un período determinado los efectos del contrato de trabajo, lo que podrá pactarse con o sin derecho a remuneración.
El contrato de trabajo puede ser modificado en la medida que exista acuerdo entre el trabajador y el empleador, en todas aquellas materias que estimen pertinente, siempre que no se afecten derechos irrenunciables. Por lo cual, es improcedente que el empleador modifique unilateralmente el contrato de trabajo, salvo en los casos del ius variandi.
La potestad o facultad del empleador de variar o alterar, unilateralmente, dentro de ciertos límites, las condiciones de la prestación de los servicios.
El empleador puede alterar unilateralmente:
a. naturaleza de los servicios.
b. sitio o recinto en que los servicios deban prestarse.
c. distribución de la jornada de trabajo convenida hasta en 60 minutos, anticipando o postergando la hora de ingreso al trabajo.
El inciso 1º del artículo 12 del Código del Trabajo no establece la anticipación con que deba otorgarse dicha comunicación por lo cual el empleador podrá comunicar esta alteración en cualquier momento.
Cuando el empleador recurre al artículo 12 del Código del Trabajo para alterar la distribución de la jornada de trabajo convenida hasta en 60 minutos, sea postergando o anticipando la hora de ingreso al trabajo, deberá comunicar tal circunstancia a los trabajadores involucrados con a lo menos 30 días de anticipación.
Son aquellas que deben estar presentes en todo contrato individual de trabajo y son las que se enumeran en el artículo 10 del Código del Trabajo. Estas cláusulas son:
a. Lugar y fecha del contrato;
b. Individualización de las partes con indicación de la
nacionalidad y fechas de nacimiento e ingreso del trabajador;
c. Determinación de la naturaleza de los servicios y del lugar o ciudad en que hayan de prestarse;
d. Monto, forma y período de pago de la remuneración acordada;
e. Duración y distribución de la jornada de trabajo, salvo que en la empresa exista el sistema de trabajo por turno, caso en el cual se estará a lo dispuesto en el reglamento interno;
f. Plazo del contrato;
g. y Demás pactos que acordaren las partes. Deberán señalarse también, en su caso, los beneficios adicionales que suministrará el empleador en forma de casa habitación, luz, combustible, alimento u otras prestaciones en especie o en servicios.
Sí, este tipo de cláusulas pueden ser incluidas en un contrato de trabajo, pudiéndose invocar su incumplimiento para poner terminó al contrato conforme el artículo 160 N° 2 del Código del Trabajo
De acuerdo con lo dispuesto en el inciso final del artículo 10 del Código del Trabajo, si por la naturaleza de los servicios se requiere el desplazamiento del trabajador, se entenderá por lugar de trabajo toda la zona geográfica que comprenda la actividad de la empresa, siendo especialmente aplicable esta norma a los viajantes y a los trabajadores de empresas de transportes.
Debe entenderse por funciones específicas aquellas que son propias del trabajo para el cual fue contratado el dependiente y que las caracteriza y distingue de otras labores. Por funciones alternativas dos o más funciones específicamente convenidas, las cuales pueden realizarse unas, luego otras, repitiéndose sucesivamente y por funciones complementarias aquellas que estando expresamente convenidas, sirven para complementar o perfeccionar la o las funciones específicamente encomendadas.
Por regla general los contratos de plazo fijo no pueden exceder de 1 año, pero en el caso de gerentes y profesionales el plazo puede ser de hasta 2 años.
Un contrato a plazo fijo se transforma en uno de duración indefinida, en los siguientes casos:
a. Cuando el contrato de plazo fijo ha sido renovado por segunda vez;
b. Cuando el trabajador continúa prestando servicios con conocimiento del empleador después de expirado el plazo para su terminación;
c. Se presume legalmente la existencia de un contrato de duración indefinida, al concurrir copulativamente las siguientes condiciones:
i. Que el trabajador haya prestado servicios discontinuos;
ii. Que dichos servicios discontinuos se hayan efectuado en virtud de a lo menos tres contratos de plazo fijo;
iii.Que la duración de estos contratos de plazo fijo comprendan un período de doce meses o más; y
iv. Que la duración de tales contrataciones, sumados los períodos no laborados por el trabajador, se haya producido durante un período de quince meses contados desde la primera contratación.
Contrato por obra o faena es aquella convención en virtud de la cual el trabajador se obliga con el respectivo empleador a ejecutar una obra material o intelectual específica y determinada, cuya vigencia se encuentra circunscrita o limitada a la duración de aquella.
No, toda vez que el término de la obra o faena para la cual fue contratado el dependiente debe importar el término de la respectiva relación laboral, no resultando posible la renovación de un contrato de esta naturaleza, sin perjuicio de que una vez que aquélla haya finalizado y finiquitado, éste pueda ser recontratado para una faena distinta a la primitiva.
Es el contrato de trabajo que tiene una jornada semanal pactada igual o inferior a 2/3 de la jornada máxima semanal, es decir, de 30 horas como máximo, este tipo de contrato se encuentra regulado en el artículo 40 bis del Código del Trabajo.
Son aquellas cláusulas que forman parte del contrato de trabajo, aun cuando no consten por escrito y emanan del acuerdo de las partes manifestado por la conducta reiterada en una determinada materia.
Pacto de horas extraordinarias es el acuerdo, que debe consignarse en un documento, en el cual las partes que participan de la relación laboral, fijan las necesidades o situaciones temporales en que el trabajador se compromete a realizar trabajo en horas extraordinarias.
Debe entenderse por situaciones o necesidades temporales de la empresa, todas aquellas circunstancias que no siendo permanentes en la actividad productiva de la empresa y derivado de sucesos o acontecimientos ocasionales o de factores que no sea posible evitar, impliquen una mayor demanda de trabajo en un lapso determinado.
El pacto de horas extras puede renovarse el número de veces que las partes acuerden, en la medida que existan situaciones (necesidades o situaciones temporales) que motivan la suscripción de este tipo de pacto.
Aquellos que se contraten por 30 días o menos y aquellos cuya jornada semanal no exceda de 20 horas o se contraten exclusivamente para trabajar los días sábado, domingo o festivos.
Para estos efectos se considera utilidad la que resulte de la liquidación que practique el Servicio de Impuestos Internos para la determinación del Impuesto a la Renta, sin deducir las pérdidas de ejercicios anteriores.